10 razones (otras que el dinero) para participar en concursos de startups y postular a fuentes de financiamiento

Incubadoras y fondos de inversión

Desde hace algunos años Chile es un terreno fértil para competencias de startups, aceleradoras, incubadoras y fondos concursables para apoyar a los emprendedores y, específicamente, al emprendimiento tecnológico.

Desde que surgió la idea de crear UsabilityChefs, hoy FREED, allá por el año 2013, hemos postulado a varios fondos, desde el Capital Abeja de SERCOTEC hasta el Capital Semilla de CORFO, y hemos ganado algunos.

Participamos también en varias competencias de startups como Wayra, Geek Camp o Startup WeekEnd. A través de este proceso hemos aprendido e identificado razones que van más allá del beneficio monetario directo y que en el tiempo te muestran que vale la pena invertir tiempo y energía en estas actividades.

A continuación te presentamos 10 motivos para participar en concursos y postular a fondos de financiamiento para startups.

1. Aprender a adaptar tu presentación al público objetivo

Tener que hablar sobre lo que estás haciendo significa ser capaz de articular un discurso de acuerdo al público objetivo. Cuando estás desarrollando un producto masivo para un mercado B2C (business-to-consumer), donde potencialmente cualquiera sería tu cliente, muchas veces es más fácil explicar de qué se trata y qué beneficios tiene. Sin embargo, cuando estás en un mercado B2B donde el cliente es una empresa en un contexto específico, tendrás que adaptar el pitch a cada público. Con un poco de suerte, el jurado de un concurso está trabajando en una empresa y ha pasado por el problema que estás mencionando, por lo tanto entiende perfectamente de qué se trata. Como semifinalistas en el concurso de Emprendimiento organizado por Softland e Innovo, justamente nos encontramos con un jurado especializado ya que Softland es una empresa de tecnología y hablar de usabilidad, experiencia del usuario y testeo, es parte del negocio para ellos.

2. Practicar tu pitch y el arte de hacer una buena presentación frente a un panel de inversionistas

En la medida en que estás participando en varios concursos de startups, te darás cuenta de que tu pitch nunca más será lo que fue al inicio. Tampoco será idéntico en cada concurso ya que los criterios de evaluación son distintos. Revisa cuidadosamente las bases y los criterios para diseñar tu pitch en consecuencia. No confundas el pitch presentado a un jurado con un discurso sobre ventas. Si bien pueden tener algunos contenidos parecidos, intrínsecamente tienen objetivos distintos y apuntan a público distinto.

3. Obtener feedback acerca de la idea y el modelo de negocios

En casi todos los concursos hay una instancia de feedback. Si no es algo formal y no sabes por qué no quedaste seleccionado o no ganaste, insiste en saber qué pasó y pide feedback. Y escucha tanto lo que te dicen a ti como a los demás. Una vez que recibiste comentarios, filtra y trabaja para mejorar tu presentación, pitch, articulación de la idea, modelo de negocios y todo lo demás. No tomes al pie de la letra todo lo que te dicen, aprende a filtrar, pero ten la humildad de reconocer lo que debes mejorar y la capacidad para adaptarte.

Una de las mejores instancias de feedback que tuvimos fue en la Wayra Week. Habían visto varios emprendimientos basados en un modelo crowdsource, parte de nuestra idea inicial, y nos transmitieron una serie de observaciones supervaliosas que solo la experiencia te puede dar.

4. Formalizar el negocio y ordenar la contabilidad

Para un emprendimiento en etapa temprana, formalizar no es un objetivo en sí. Es más, los emprendedores tienden a concentrarse en hacer lo que les apasiona: hacerse cargo de los clientes / proyectos en curso y desarrollar su negocio.

Muchos no ven necesaria la formalización y muchas veces tampoco lo es antes de empezar a vender. Lo mismo pasa con la contabilidad o separar los gastos personales de los gastos de la empresa. Ganarte un fondo es una tremenda ocasión para ordenarte ya que debes cumplir con una serie de formalidades que, más allá de la aparente burocracia, te ayudarán a llevar un mejor seguimiento del negocio.

La primera instancia formal para hacer seguimiento contable se presentó cuando gané el Capital Abeja de SERCOTEC, un fondo pequeño para mujeres emprendedoras. Lo bueno es que la ejecutiva designada para hacer el seguimiento me ayudó mucho desmitificando conceptos y trámites que en verdad no eran una prioridad pero fueron necesarios. Los fondos se van, los aprendizajes quedan.

5. Encontrar un mentor

Nuestra participación en la Wayra Week nos permitió conocer a Tomás Cifuentes de Reqlut, quien de a poco se convirtió en nuestro mentor. Generosamente nos dio un montón de consejos. Los concursos se van, los mentores quedan.

Todo emprendedor debería tener un mentor o una red de mentores. El feedback de un jurado puede ser puntual y estar fuera de contexto, porque el juez no conoce el orígen del emprendimiento o al equipo emprendedor (además del poco tiempo que tienes para hacer un pitch). Por el contrario, un mentor por definición es alguien que se toma el tiempo de conocer lo que estás desarrollando, tu mercado, tus clientes y tu equipo. Dado que sus consejos o aproximaciones se basan en el conocimiento de tu recorrido, y a la vez en su propia experiencia, su rol es fundamental.

Startup Weekend

6. Extender tu red de contactos y aprender de otros emprendedores

Quizás la razón más obvia para salir de tu oficina y despegarte de tu taza de café es la posibilidad de hacer networking y conocer personas que de alguna forma están pasando por lo mismo que tú.

7. Conocer potenciales clientes

Dependiendo de quién es tu cliente potencial, en los pasillos de Startup WeekEnd o Wayra te puedes encontrar con alguien que tiene una necesidad a la cual tu producto responde y que está dispuesto a pagar. Si no hoy, mañana. Y si no es directamente esa persona, será uno de sus conocidos.

El mundo es muy pequeño. Uno los organizadores de un concurso donde fuimos semifinalistas nos llamó porque en su empresa tenían una necesidad relacionada con la usabilidad de interfaces digitales. También hemos evaluado varias interfaces de aplicaciones para móviles de emprendedores que conocimos en algunos concursos de startups, haciendo recomendaciones de usabilidad y experiencia de usuario (UX).

8. Estar conectado con el mercado y las tendencias

Está de más decir que ir a eventos profesionales es una forma de estar al tanto de las tendencias, saber qué nuevos servicios hay y que te pueden ser útiles en el desarrollo de tu negocio. Dado que varios concursos organizados por aceleradoras e incubadoras incluyen instancias de preparación, como talleres o charlas, aprenderás además de temas legales, contratos de sociedad, cómo buscar financiamiento, etc.

9. Obtener difusión para tu negocio

La difusión puede ir desde menciones en la prensa hasta links a tu sitio web en los sitios web y redes sociales de los organizadores. Es mucho mejor que pagar por publicidad sin saber que tan rentable será.

10. Encontrar colaboradores, partners, proveedores o hasta un cofundador

Los concursos de startups son una excelente ocasión para conocer profesionales con los cuales colaborar y ¿qué mejor que ver cómo trabajan juntos antes de “formalizar” una relación profesional?

Finalmente, recuerda que los concursos y fondos no son un objetivo en sí, sino un medio. Por lo mismo, uno sabe cuánto tiempo y recursos dedicar a las postulaciones y en qué momento dejar de hacerlo para no desenfocarse del negocio.

¿Qué otro beneficio encontraste en la participación a concursos de emprendimiento?

Foto de @DavidFChang del álbum Startup Weekend Santiago, 2014.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados